Taxista asesino «pide perdón» ante hecho abominable

Por Saúl Martínez (perdiodista y director del programa Eco – Occidente)

Desde Managua la Policía trasladó el mediodía de martes al taxista asesino José Martín Ocampo Aburto, (36) para la audiencia preliminar en el Complejo Judicial de Chinandega. Ahí pidió perdón a Dios y a los familiares de la víctima adolescente Joselyn Catalina Pineda Romero. Ante este caso relevante, la patrulla nuevamente lo trasladó al Chipote.

José Martín Ocampo Aburto (conocido como «El Pito»), asesino confeso de la joven Joseling Pineda Romero, dijo estar «arrepentido» y pidió perdón a Dios y los familiares de la víctima

El amanecer (5:30 am ) del sábado anterior, la jovencita salió de su vivienda acompañada de un familiar, pero abordó sola el vehículo a dos cuadras de su casa en el Barrio Marvin Salazar, al que pidió la trasladara a la terminal de buses de Chichigalpa.

Se desvió de la ruta para cometer el crimen

Parte de la acusación del Ministerio Publico indica que el sujeto entonces giró y la llevó hasta el kilómetro 122 en dirección a Chinandega donde la jovencita en peligro forcejeaba con su verdugo. El hombre al volante enllavó las puertas y le propinaba golpes con el codo y el puño derecho.
Por eso al ser detenido el criminal presentaba rasguños en el antebrazo, manos y el cuello.

Al neutralizarla recorrió el camino solitario hasta la comunidad «El Pellizco Occidental», donde se detuvo en el sector El Eucalipto. Abrió la puerta del carro y la arrastró por unos seis metros donde la atacó en su cabeza y rostro con la gata hidráulica y posterior con una piedra lisa para asegurar que había expirado.

El sujeto cargó con el bolso de la adolescente, su celular Samsung J2Pride, pintura y rimel, además de la guía de estudios de preparación de la UNAN-León y 150 córdobas.

Acusación será por Asesinato Agravado

La acusación de la fiscalía indica los delitos de robo agravado y asesinato agravado. El taxi color Rojo, placas CH 1184 al anochecer del sábado fue reportado como desaparecido por su propietario que lo esperaba para entregárselo al otro conductor. Esto fue determinante para establecer la relación con el crimen y capturar por la mañana de domingo al sujeto en el reparto Erick Ramírez. Ahí el asesino es conocido como ‘Pito’ y consumidor de estupefacientes.

Tras el hecho el sujeto regresó a Chichigalpa, adquirió una gaseosa para lavar las manchas de sangre y al llegar a su casa dijo que había peleado con un sujeto y pidió le lavaran la camisa.

El taxista señaló que estaba «muy arrepentido» y pidió perdón a Dios y a la familia. Además expresó que no tenía problemas con la ley, pero sus antecedentes son de tráfico de drogas, violación e incumplimiento de pensión de alimentos.

Luis E. Pineda hermano de la víctima exigió que el sujeto «jamás pise una calle».

Fiscalía pide pena máxima

La defensa del asesino pidió 5 años de cárcel por el robo agravado y 25 por el asesinato agravado, debido a la admisión de los hechos que es una atenuante. El Ministerio Publico por su parte la pena máxima; 7 años por el robo y 30 por el asesinato que ha conmovido al pueblo nicaragüense. El próximo 3 de febrero será leída la sentencia en el juzgado Segundo de distrito Penal de Juicios.

Chichigalpinos marcharon

La jovencita era asistente al parque central chichigalpino en los eventos de zumba al atardecer. El sábado con la asistencia al Instituto Filemón Rivera (salida de Chinandega a la ciudad de El Viejo) se preparaba para el examen de admisión en la universidad y estudiar la carrera de Idioma Extranjero.

Solía regresar a su casa a las 2:00 de la tarde. Ese sábado al no retornar puso en alerta a la familia. Una vecina que temió lo peor al recorrerle un raro frío por su cuerpo, tomó un par de zapatos de la víctima y los volteó, un misterio propagado para que los criminales no huyan, muchos no creen, pero el asesino si fue capturado y los chichigalpinos que marcharon por la noche de domingo pidieron para el hasta la pena de muerte.